Una multitud en San Cayetano

Cerca de 40 mil feligreses se congregaron en la parroquia de la zona oeste para pedir por pan y trabajo. "Sorprende para bien la fe que tiene la gente", dijo el sacerdote Jorge González

Como cada 7 de agosto, una gran cantidad de personas celebró un nuevo día de San Cayetano. Desde muy temprano, antes del amanecer, los primeros fieles llegaron a la sede de Mosconi Nº 21, para poder presenciar desde un buen lugar las primeras actividades. Todos pidieron por Paz, Pan y Trabajo, de las principales consignas que se plasmaron durante toda la jornada.
En Quilmes en particular se organizó por la tarde una procesión que partió desde la Rotonda de Pasco hacia la parroquia, ubicada en Mosconi a metros de Lamadrid.
Las tres iglesias de Quilmes, Berazategui y Florencio Varela abrieron sus puertas a la medianoche de ayer y comenzaron a recibir a los fieles de la región, que este año se acercaron para demostrar, una vez más, su amor por San Cayetano.
Con misas cada dos horas, desde las 7 hasta las 21 y una especial oficiada a las 15 por el obispo auxiliar Marcelo «Maxi» Margni, en la parroquia de Quilmes Oeste, los feligreses rezaron bajo el lema Con San Cayetano amemos la vida con dignidad, trabajo y paz.
En la iglesia San Cayetano de Quilmes Oeste, la primera misa fue a las 7; luego a las 9, a las 11, a las 15 (la celebración encabezada por el obispo auxiliar Margni), a las 17, a las 19 y a las 21.
Jorge González, cura de la parroquia de San Cayetano, habló con Diario El Sol mientras se desarrollaban las celebraciones y afirmó: «nos organizamos hace bastante tiempo con asambleas y empezamos con misas nueve días antes de terminar hoy (por ayer) 7 de agosto. Nosotros abrimos el templo a la medianoche, cuando llegan los primeros fieles para tocar al santo. Estamos ahí hasta las 2 más o menos y luego cerramos y volvemos a abrir a las 6, cuando empieza el movimiento de la mañana. Terminaremos a la medianoche de hoy (ayer), cuando lleguen los últimos».
Con respecto a la respuesta de los devotos, afirmó que «sorprende para bien la fe que tiene la gente. Hay una señora por ejemplo llegó hace tres días para ser la primera en poder tocar al santo. Ella es taxista y pasó varias noches en su auto, obviamente en un momento la dejamos pasar por seguridad. En total esperamos que unas 40.000 personas pasen por acá. Por lo general lo primero que moviliza a la gente es agradecer, por la salud, por la vida, por la familia. La gente siempre se renueva, muchos vienen por promesas también».
La organización es precisa y sobre todo numerosa. «Hay unos 300 voluntarios inscriptos. Pero lo bueno es que también hay personas que se suman espontáneamente. Hay peregrinos que vienen, hacen el recorrido habitual y quizás tienen una hora libre por ejemplo y nos dan una mano. Hay mucho trabajo por hacer tanto con los mate cocidos con las tortas fritas, calculen que hoy -ayer- vamos a amasar alrededor de 800 kilos de harina», detalló González.
«El lema que votamos es Amar la vida, defender la vida. Toda la vida. Con dignidad que es el trabajo, recuperar esa cultura, la unidad, los lazos de solidaridad. Somos hermanos, vecinos, que el otro no es un enemigo. Somos todos hijos de Dios. Eso se vive siempre en el santuario, por eso la gente que viene se siente libre, es una fiesta. La fe nos da esperanzas para no bajar los brazos», resaltó González.
Asimismo, recordó que se llevan a cabo donaciones de alimentos no perecederos para Cáritas. Cualquier persona que quiera colaborar puede hacerlo directamente en la sede de la parroquia (Mosconi Nº 21 casi Lamadrid) o comunicarse al 15-2487-7019.

 

Compartir