Allanamientos y sospechas

Los personajes investigados son, además del exjuez federal Norberto Oyarbide, su pareja, el exárbitro de básquet Claudio Blanco y el empresario Ariel Roperti. Algunos de los mencionados podrían ser convocados a indagatoria por la Justicia

Tres sociedades supuestamente vinculadas a la pareja y a un amigo del exjuez Federal, Norberto Oyarbide, fueron allanadas por la Justicia en una causa donde se lo investiga por presunto enriquecimiento ilícito.
En los procedimientos se secuestraron facturas y documentación, que serán analizadas por el fiscal Jorge Di Lello, quien pidió los allanamientos ordenados por el juez federal Sergio Torres, informó Diario La Nación.
Los personajes investigados son, además de Oyarbide, su pareja, el exárbitro de básquet Claudio Blanco y el empresario Ariel Roperti.
Esta causa se inició por una investigación preliminar que realizó el fiscal José María Campagnoli, quien sospecha que Claudio Blanco y Roperti son testaferros del magistrado jubilado. Las sospechas del fiscal fueron avaladas por la aparición de sociedades de Blanco y Roperti que comparten domicilios y socios, viajes coincidentes de los tres al extranjero y el incremento patrimonial de los hombres cercanos a Oyarbide de 2010 a la fecha. La investigación preliminar destaca que, desde 2010, cuando Oyarbide blanqueó su relación con Claudio Blanco, el patrimonio del exárbitro de básquet creció significativamente, mientras Oyarbide, según sus declaraciones juradas, tiene poco y nada.
Campagnoli señaló en su investigación que desde 2010, Blanco se convirtió en empresario e integra tres sociedades: Cuasares, Consorcio Creba y Krakenlab. Los domicilios donde están constituidas esas empresas fueron allanados por la Policía de la Ciudad que secuestró documentación y facturas.
En contraste con su estilo de vida, en su declaración jurada de 2013 el exjuez sólo registró un departamento de Recoleta, una caja de ahorro con 110.000 pesos y 65.000 dólares. En esa declaración no incluyó los bienes de Blanco, que ya era su conviviente. En Migraciones, cuando regresaron al país tras un viaje, declararon el mismo domicilio.
Si un lado del triángulo es Oyarbide y el segundo es Blanco, el tercero es el empresario Ariel Roperti, señalado en la investigación de Campagnoli como la persona que se cruza con socios y empresas de la pareja del exjuez. Roperti comparte con Jorge Bladimirsquy y Ariel Feuer participación en la sociedad Grupo Florida Inversiones, el Mirador de Caviahue y Playa Las Araucarias. Dos de ellas están radicadas en el mismo domicilio que Consorcio Creba, una de las empresas de Blanco.
La exesposa de Roperti, María Martha Cavallaro, declaró en una entrevista que el trío se conoció en Los Mirasoles y que merced a esa amistad Blanco y Oyarbide llegaron a ser padrinos de sus hijos. Dijo que tras relacionarse con el exjuez, Roperti expandió su patrimonio y que su exmarido trabajaba para Oyarbide a través de Blanco.
Un trabajo realizado por Campagnoli estableció que el trío realizó al menos tres viajes al extranjero junto con Cavallaro y sus hijas. Incluso en otros viajes fueron acompañados por otros socios. Roperti vivía con su exmujer en el country Abril, pero tras su divorcio se mudó a un lujoso departamento del hotel Faena, de Puerto Madero. Cavallaro le reclamó y le ganó en el juicio de divorcio ese departamento, valuado en 600.000 dólares; la casa de Abril, valuada en 800.000 dólares y una casa en Cariló, de 1,5 millones de dólares, además de participaciones societarias y vehículos de lujo.
Roperti figura ante la AFIP como socio de cuatro empresas. En tres de ellas tiene como socios a Bladimirsquy y Feuer. Estos dos últimos son a su vez socios de Blanco en Creba.

Secreto de sumario en torno a la causa y podría haber más novedades

Se especula que a pesar del secreto de sumario en torno a las investigaciones y la causa judicial a partir de múltiples allanamientos que se vienen realizando en las últimas semanas, algunos de los imputados vean complicada su situación procesal y puedan ser convocados a indagatoria por el fiscal actuante en la causa.
No se descarta que otra de las posibilidades que están barajando los letrados actuantes estaría relacionada con algún pedido del fiscal Jorge Di Lello acerca de posibles acciones privativas de libertad para los sospechados de no poder avalar sus situaciones patrimoniales con los ingresos que han declarado.

El exjuez federal, Norberto Oyarbide, eje de las polémicas
Compartir