Bernal: queja por baches en Pringles

Un problema que cada día empeora a pesar de los múltiples reclamos de los vecinos de la calle Pringles al 1100 (ex 550) de Bernal Centro, entre Ameghino y Avellaneda. Se trata de dos profundos baches que, si cualquier conductor desprevenido (especialmente por la noche por la escasa iluminación), los llegar a agarrar yendo a 30 kilómetros por hora, rompe el auto. Ni hablar se le toca a un motociclista, ya que ahí se hablará de una tragedia.

Diario El Sol reflejó en dos oportunidades la queja vecinal, ya que recurrieron al medio periodístico más leído de Quilmes y la región ante la ausencia de respuestas por parte de la Delegación Bernal Centro y por consiguiente, de la Municipalidad de Quilmes.
Los pozos están a unos diez metros uno del otro. El primero, siguiendo el sentido de Pringles, está a la altura de un nuevo edificio en lo que sería el ex 550 (hoy al 1100). Según le relató una frentista de la zona a El Sol, «ese pozo sería a causa de una obra de una prestataria de servicios que debía abastecer el nuevo edificio y nunca fue tapado de la manera correcta». Y lo mismo ocurriría con el nuevo bache, más ancho y tan profundo como el anterior, ubicado unos diez metros más adelante, a la altura de la iglesia del Instituto María Auxiliadora.
«Acá se estaciona en ambas manos por lo que es imposible esquivarlo. Es una vergüenza que estando en pleno centro de Bernal y en una calle tan transitada, la Municipalidad no se haya acercado al menos a echarle bitumen como hicieron en otras calles. Si bien eso dura poco, al menos momentáneamente sería una solución. Ojalá el tercer reclamo que hacemos con ustedes sea el definitivo», concluyó la vecina.

Compartir