Boudou fue condenado a cinco años y diez meses de prisión por la causa Ciccone

El exvicepresidente argentino Amado Boudou fue condenado este martes a cinco años y diez meses de prisión por los delitos los de cohecho pasivo y negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública, por la compra de una imprenta de papel moneda cuando era ministro de Economía.

El tribunal de Buenos Aires que juzgó el caso considera probado que Boudou, que fue titular de la cartera de Economía entre julio de 2009 y diciembre de 2001, durante el primer mandato de Cristina Fernández, y su socio José María Núñez Carmona adquirieron la compañía Ciccone Calcográfica durante ese período con el fin de contratar con el Estado la impresión de billetes y documentación oficial.

Además de la pena de prisión, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 4 de Buenos Aires ordenó que Boudou ingrese en prisión de forma inmediata. Asimismo, le ha impuesto una multa de 90.000 pesos (unos 2.830 euros) y ha dictaminado su «inhabilitación especial perpetua» para ejercer cargos públicos.

En su último turno de palabra, el exvicepresidente se dijo víctima de una persecución por haber querido «transformar la realidad» de Argentina y aseguró que la acusación de cohecho «no tiene ningún asidero ni ningún vínculo con la prueba, porque no existió».

Según la investigación judicial, la compra de la imprenta se realizó a través de la sociedad The Old Fund de Alejandro Vandenbroele, supuesto testaferro de Boudou, que ha sido condenado, a su vez, a dos años de cárcel en suspenso y a tareas comunitarias no remuneradas.

Nuñez Carmona, por su parte, ha recibido una pena de cinco años y medio de prisión, al ser considerado «partícipe necesario» en los delitos, mientras que Nicolás Ciccone, el anterior dueño de la imprenta, ha sido condenado a cuatro años y medio, como «autor penalmente responsable» de cohecho activo.

Además, el tribunal impuso una pena de tres años de cárcel para Rafael Resnick Brenner, por entonces jefe de asesores del Fisco, y una de dos años y medio para Guido Forcieri, entonces jefe del gabinete de asesores en el Ministerio de Economía, ambas también en suspenso.

 

Compartir