Caos en el bajovías de Bernal en horas pico

El cierre del cruce de la calle José Ingenieros, en Don Bosco, generó que el único paso de vías hasta Quilmes sea el flamante bajo nivel de Espora. Largas colas de autos e importantes demoras para pasar del este al oeste del distrito

Los problemas de circulación en Villa Cramer, en Bernal Este, no cesan. A los ya mencionados por el complicado circuito del bajovías, especialmente para los que quieren llegar a Bernal Centro (la mayoría de los usuarios del paso bajo nivel), para lo cual, ante la ausencia de una dársena de giro a su salida deben continuar unos 700 metros para luego retomarlos en dirección opuesta hacia el casco céntrico; ahora se suma el cierre de la barrera de la calle José Ingenieros, en Don Bosco, que sumó más inconvenientes a los vecinos y automovilistas.

Lo cierto es que en las horas pico, entre las 7.45 y las 8.30 y rondando las 18.30, el tránsito por Cramer es infernal, ya que el único cruce de vías vehicular entre Quilmes y Wilde, es el bajovías de Bernal.

Allí es habitual ver hasta tres cuadras de cola (desde Estrada hasta Ramella), lo que genera una demora de casi 10 minutos para pasar al otro lado del distrito. El semáforo de Estrada y Cramer, de cuatro tiempos, sumado a la obra de AySA que tapa la mano al sur de Cramer a la altura de la plaza Félix Bernal, provoca enormes embotellamientos y el consiguiente malestar de los automovilistas.

También allí se encuentra un colegio lo que provoca que varios conductores estacionen en sobre Estrada, que apenas da para que pasen los autos en doble mano. La consecuencia: un caos.

Es menester que rápidamente se habilite el bajovías de Don Bosco, ya que a los problemas de los últimos cinco años que vienen padeciendo los vecinos de la zona por el flamante (y necesario, aunque mal resuelto) paso bajo nivel, desde el inicio de su construcción a la fecha, nuevamente son víctimas de una mala planificación de circulación.

Compartir