Doloroso adiós para Lourdes

La Policía despidió con honores la oficial asesinada por delincuentes en Ituzaingó. Asistió el jefe de la fuerza, Fabián Perroni, que había tenido un cruce con el viudo

Fueron inhumados en el Cementerio Parque de Berazategui los restos de Lourdes Espíndola, la oficial de 25 años ultimada por un delincuente con su propia arma. El cuerpo de la joven mujer policía había sido velado en la Cochería del Sur durante la madrugada de ayer ante un desfile de compañeros, amigos y vecinos de Juan María Gutiérrez, localidad de Berazategui donde residía Lourdes junto a su pareja, Fernando Altamirano, de 34 años y su pequeño hijo, de 6.
La nueva víctima de la inseguridad reinante perdía tres horas por día para viajar hasta Moreno, donde se desempañaba en el Comando de Patrullas, porque no tenía auto.
Lourdes era la única de los tres hijos de Juan Carlos Espíndola y Adriana Silvana Jofre que trabajaba en la Bonaerense. Había estudiado en la Escuela Juan Vucetich e ingresó a la Fuerza el 6 de junio de 2015.
«Teníamos muchos sueños, como juntar pesito tras pesito para comprar un terrno y hacer un dúplex y no vivir toda la vida siendo policías -se lamentó su pareja, Fernando-; nunca pensé que iba a terminar así. Amamos nuestra tarea pero estamos desprotegidos con lo que hacemos», señaló.
Altamirano fue quien recibió el pedido de auxilio de Lourdes a través de un audio de WhatsApp a poco de ser baleada en una parada de colectivos, donde esperaba el transporte público para volver a Gutiérrez después de hacer adicionales en Ituzaingó, para ayudar a terminar su vivienda.
Cabe recordar que Altamirano tuvo un cruce verbal con el jefe de la Bonaerense, comisario general Fabián Perroni. Horas antes y mientras Lourdes ya estaba internada luchando por su vida, su pareja había tenido duras palabras contra el presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal. Altamirano contó que cuando Perroni lo vino a saludar le dijo: «‘¿Así cuida usted a su personal?’ y él saltó prepotente replicándome,’¿qué te pasa, pibe?'», había contado Fernando, también agente de la Bonaerense.
Altamirano apuntó además: «después me acerqué y le pedí disculpas por hablarle así y le quise entregar mi credencial, pero no me la quiso agarrar. Entonces se acercó a mí y me dijo ‘comportate como un hombrecito’. Me parece que no debería haber actuado así», comentó, dolido aún por el destrato.
El padre de Lourdes, Juan Carlos, dijo que su hija quería ser policía «desde que estaba en el jardín de infantes, nadie pudo sacárselo de la cabeza, nunca. Siempre laburó y estaba terminando su casita con mucho sacrificio».
En coincidencia con lo que declaró la pareja de su hija, el padre de Lourdes aseguró que «la Policía hoy está muy expuesta. Mi nieto vive mucho con nosotros y a mí me echaron del trabajo el miércoles pasado, después de 16 años», comentó con tristeza.
Entre los presentes estuvo Perroni, que fue el encargado de entregar la gorra del uniforme de gala de Lourdes a su padre.
El cementerio estaba lleno de policías y la avenida Mitre, desde la casa velatoria hasta el camposanto local, mostró una interminable caravana que acompañó los restos de Lourdes hasta su morada final. Entre las autoridades que estuvieron en el Cementerio Parque se encontraba el secretario de Seguridad de Berazategui, Raúl Torres, en representación del intendente Juan Patricio Mussi. También estuvieron instituciones como, el Centro Comercial, la Unión Industrial, el Rotary Club, el Club de Leones, representando a una comunidad aún sensible por la inseguridad que se cobró dos vidas -una docente jubilada y una comerciante del centro de Berazategui, en pocos días-.

El jefe de la Policía Bonaerense, Fabián Perroni, le entregó la gorra del uniforme de gala de Lourdes a su padre

Ya son dos los detenidos por el crimen

Un segundo sospechoso por el crimen de Lourdes Espíndola fue aprehendido ayer en la localidad de Ituzaingó, unas horas después del entierro de la uniformada, mientras que el primer detenido por el caso se desvinculó del hecho ante la Justicia.
Según confirmaron fuentes policiales, el segundo sospechoso es un hombre de 38 años, quien se habría escapado de su casa cuando los efectivos fueron a detenerlo, pero luego pudo ser ubicado por los investigadores a pocas cuadras, armado con una pistola automática calibre .45.
Las fuentes consultadas detallaron que el segundo detenido contaba con antecedentes penales desde el 27 de abril de 2000 por los delitos de robo y robo calificado, todos a cargo de fiscalías del Departamento Judicial Morón.

 

Compartir