Don Bosco: cierran barrera sin previo aviso

Una complicación más para los peatones y automovilistas de la zona de Bernal y Don Bosco, o bien los quilmeños en general.
Porque desde el martes, sin previo aviso se encuentra cerrada la barrera de la calle José Ingenieros, en Don Bosco, algo que incomoda sobremanera a los lugareños que deben trasladarse en sus vehículos hasta el bajovías de Bernal o, en su defecto, ir hasta el paso a nivel de la barrera de Wilde (altura Las Flores). Mientras que el cruce peatonal más cercano se encuentra a la altura de la calle Montevideo, a cinco cuadras del punto interrumpido.
Diario El Sol se hizo presente en el lugar y, de acuerdo a lo que pudo averiguar, todo obedecería mayormente a los trabajos de remoción del terraplén de ingreso al cruce, para dar paso en el futuro al nuevo bajovías. El problema radica en los grandes trastornos que esto genera en el tránsito, especialmente en la hora pico, ya que muchos vecinos se encuentran literalmente «encerrados» y deben recorrer una gran cantidad de cuadras (en vehículo o a pie) para pasar del otro lado.
Myriam Andino, comerciante de la zona, señaló a este medio que «pudimos hablar con los obreros y nos dijeron que seguramente se estará cerrando de manera definitiva para el tránsito vehicular y no se sabe si para los peatones también. Si querés pasar hacia el otro lado, tenés que irte hasta el túnel de la estación, no hay otra».
La congestión vehicular es importante en las horas más transitadas y, tal cual lo dicho, la zona de Villa Crámer con el bajovías de Bernal es la que mayormente recibe todo ese flujo de tránsito, logrando que la vuelta a casa o la llegada al colegio sea un verdadero infierno. Si bien los vecinos se muestran en líneas generales conformes con este próximo bajovías, se lamentan «este tipo de cosas apuradas, porque encima tampoco está Ramella, entonces estamos aislados. Hacer así todo junto no sirve, porque trae más complicaciones que soluciones», indicó Roberto, automovilista que pasaba por el lugar y respondió a la requisitoria de El Sol.
Al fin de cuentas, la falta de criterio perjudica una vez más a los vecinos que, ya sea en auto o a pie, tienen que hacer malabares con su tiempo.

La clausura del paso genera serias complicaciones en el tránsito (Foto: Luis Martin)
Compartir