El 10,2% de la población argentina mayor de 6 años tiene algún tipo de discapacidad

El operativo del Estudio se implementó en las localidades urbanas de 5.000 y más habitantes de todo el territorio nacional, durante los meses de abril y mayo de 2018. Se visitaron alrededor de 41.000 viviendas particulares y la recolección de datos se realizó utilizando tabletas digitales

Se dieron a conocer los resultados definitivos del Estudio Nacional sobre el Perfil de las Personas con Discapacidad. La presentación institucional fue encabezada por el presidente de la Nación Mauricio Macri, la vicepresidente de la Nación Gabriela Michetti y el director del INDEC Jorge Todesca, en el Salón de los Pueblos Originarios de la Casa Rosada. El estudio fue realizado por un pedido de la vicepresidente, ya que desde hacía muchos años no había información concreta de este tipo.

«Gabriela es la persona idónea para llevar adelante este gran trabajo que se viene haciendo desde la Agencia Nacional de Discapacidad. La discapacidad y la inclusión son temas prioritarios, no solo para el Gobierno, sino para el mundo: estuvieron en la agenda del G20», afirmó Mauricio Macri.

Los principales resultados del estudio indicaron que el 10,2% de la población de 6 años y más tiene algún tipo de dificultad. Esta prevalencia varía ampliamente según el grupo de edad: la menor prevalencia corresponde a la población de 15 y 39 años (4,8%) y la mayor al grupo de 80 años y más (46,6%).

El porcentaje de hogares con al menos una persona con dificultad es el 25,3%. La menor incidencia se da en la región Patagonia, donde el 22,1% de los hogares tienen al menos una persona con dificultad. La mayor está en Cuyo, donde es del 28,7%.

«Hacía muchos años que en Argentina no había información de este tipo. Contar con ella es fundamental para llevar adelante políticas de Estado específicas, según cada necesidad», comentó Michetti.

Luego de hacer un repaso por los principales hitos al cabo de tres años de gestión en el INDEC, Jorge Todesca destacó «el constante apoyo y los recursos para esta etapa de reconstrucción de las estadísticas oficiales, que ha tenido lugar con un respeto irrestricto a la independencia de la tarea profesional del Instituto. Esto ha permitido generar un ambiente de trabajo entusiasta, una participación activa con la comunidad estadística internacional y la recuperación de la confianza de los ciudadanos en el servicio oficial de estadísticas».

Compartir