«El club está dormido…»

Guillermo Galetto, referente de la Agrupación Celeste, fue crítico con la actualidad económica: "el mayor problema es el déficit mensual y además, nadie quiere ver lo que se viene"

Guillermo Galetto, actual concejal del PRO, estuvo en el programa Deportes en FM (88.9) charlando sobre el Quilmes Atlético Club ya que es socio de la institución y referente de la Agrupación Celeste: «escucho todo lo que pasa y trato de opinar lo menos posible. Uno entiende la situación de Quilmes a partir de lo que hicieron las anteriores comisiones directivas y especialmente, el último semestre de la gestión anterior que fue algo bochornoso. Esto lo veníamos advirtiendo desde 2013 y no había que ver lo que pasaba en el campo de juego, había que ver la presentación de los balances y de ahí, la ferviente oposición que puso de manifiesto nuestra agrupación en las asambleas de representantes. Ahora todo tiene un correlato con la actualidad».
Aseguró que «lo que pasó en las elecciones de 2016 fue una enorme emoción porque fue el final de un ciclo vergonzozo en la historia del QAC. No quiero defender a la actual gestión, pero hay que dejar en claro y saber bien desde dónde empezó la gestión del Frente Generacional Cervecero».
«Sin Convocatoria (Concurso Preventivo) no había día a día, Quilmes tenía embargadas todas sus cuentas y no había otra salida. Por ejemplo, a (Ricardo) Caruso Lombardi lo trajeron y ni siquiera le pagaron un remis. Más allá de la Convocatoria, el mayor problema es el déficit mensual y si la dirigencia no le pone un freno a esto seguramente el futuro será complicado…», indicó Galetto.
Manifestó que «el QAC está dormido y nadie quiere ver lo que se viene, una situación muy compleja desde el punto de vista económico. Qué Quilmes juegue en la B Nacional es un milagro y encima se nos está cayendo el mito de poder aumentar la cantidad de socios».
«Lo del hockey es extraordinario, pero en las cuotas sociales tiene que participar el club como pasa con los demás deportes. Igualmente hay que sentarse con la gente del hockey ya que sería feo desfinanciar una actividad que está magnífica y esto empieza con un arreglo político, donde el fútbol hacía la vista gorda de lo que pasaba con el hockey y el hockey hacía la vista gorda de lo que pasaba con el fútbol».

Compartir