Evitar una tragedia

El Municipio ofreció consejos para prevenir la intoxicación con monóxido de carbono. Piden controlar instalaciones de estufas, calefones y termotanques

La Municipalidad de Berazategui, a través de la Secretaría de Salud Pública e Higiene, ofrece una serie de consejos para prevenir intoxicaciones por inhalación de monóxido de carbono, que son originadas por la combustión producida por artefactos de calefacción utilizados en ambientes cerrados.
La intoxicación se produce mediante la combustión incompleta del carbono presente en materiales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gas oil y nafta. El monóxido de carbono es un gas venenoso, sin color ni olor. Su inhalación reemplaza al oxígeno en el torrente sanguíneo, perjudicando al corazón, al cerebro y al cuerpo.
Los síntomas para detectarlo son variados. Se puede manifestar dolor de cabeza, náuseas o vómitos; mareos (acompañados de cansancio); letargo o confusión; desmayo; alteraciones visuales; convulsiones y estado de coma.
También pueden producirse otros síntomas parecidos a una intoxicación alimentaria, un cuadro gripal o un problema neurológico o cardíaco.
Los grupos de mayor riesgo de intoxicación son: niños pequeños, adultos mayores, personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares, fumadores y aquellos que habitan en zonas de gran altitud.
Ante los primeros síntomas de descompostura producto de la inhalación de este gas venenoso, se recomienda ventilar el ambiente y recurrir a un centro de salud u hospital y/o asistir a un servicio de emergencias médicas. Hay que controlar la instalación y el funcionamiento de los artefactos: calefones, termotanques, estufas a gas, salamandras, hogares a leña, calderas, cocinas, calentadores, faroles, motores de combustión interna en automóviles y motos y braseros.
Se debe examinar las salidas al exterior de hornos, calefones, estufas y calderas, para asegurarse de que estén permeables y en buen estado.

 

Compartir