Fuerte sudestada en la ribera

Los vientos provocaron el desborde del Río de la Plata en la costa local y el agua llegó hasta la autopista. Defensa Civil, Bomberos, Servicios Públicos y la Policía trabajaron arduamente para colaborar con los vecinos de la zona afectada

Producto de una intensa sudestada, la ribera de Quilmes desbordó, afectando a una importante cantidad de vecinos. El agua llegó hasta la autopista.
Desde la tarde del jueves comenzaron a verse los primeros movimientos de Defensa Civil, Bomberos y la Policía para poner a resguardo a los lugareños. Ya durante la mañana de ayer, se vio el pico más alto que alcanzó el agua para que finalmente luego, horas más tarde, comenzara a bajar.
Maximiliano Mendoza, titular de Defensa Civil del distrito, habló con Diario El Sol mientras se llevaban a cabo las tareas y manifestó: «desde ayer a las 16 que estamos aplicando el protocolo de emergencia. Tenemos hasta el momento 2,90 estacionaria, en bajante, no aumentó más al momento, aunque hay alerta de que podría pasar a 3,60 para las 11, pero se mantiene ahí. Sí tenemos personal de Bomberos, Desarrollo Social y Servicios Públicos sacando gente con vehículos 4×4 recorriendo la zona y sacando a la gente que tiene que hacer alguna diligencia o a trabajar. Nosotros les brindamos la atención para entrar y salir. Acá hay hay casas que están inundadas y casas que no. Más de 82 centímetros de agua no tienen. Hay lugareños de la ribera que no salen porque están acostumbrados a este tipo de situaciones y se niegan a abandonar su casa».
En cuanto a las próximas horas, Mendoza recalcó que «el pronóstico nos indica que está estacionado el río pero seguimos en alerta, porque si bien el alerta de vientos cesó, sigue vigente el de crecida de río, aunque repetimos que venimos en bajante».
«El principal factor que tenemos en la zona es la sudestada, acá lo que tenemos siempre es viento sudeste que nos lleva a estas situaciones», finalizó.
Por su parte, Francisco Centurión, titular del Comando de Patrullas Quilmes Este, remarcó: «nos encontramos brindando nuestro apoyo a la gente de Defensa Civil y obviamente a los vecinos. Tratamos de colaborar en la salida de algunas personas de las zonas afectadas por la crecida del río».

Resignación de vecinos

Los lugareños de la ribera local conviven con la posibilidad del desborde del río y, dependiendo de cuánto avancen o de la cercanía con la costa, el agua ingresa en la vivienda estropeando todo a su paso.
Hugo, uno de los vecinos damnificados, sostuvo: «es una lástima. Nosotros sabemos que algunas veces al año vamos a sufrir esto. Lamentablemente uno no puede hacer nada, solamente tratar de ponerse a resguardo o trata de cuidar lo poco que tiene. Pero hoy uno capaz se va a trabajar y algunas veces no sabés cómo vas a encontrar tu casa cuando volvés».
Asimismo, precisó que muchos se niegan a evacuar «por miedo a que te roben. Acá nos dan la posibilidad de irnos pero muchas veces pasa que te vas y cuando volvés te faltan un montón de cosas. Es una pena pero nuestra realidad es así, tenemos que cuidar lo poco que tenemos porque todo nos cuesta».
Se espera que con el correr de las horas el agua comience a bajar.

Un policía ayuda a una niña a bajar de la caja de un patrullero tras ayudarla a trasladarse (foto Luis Martin)
Amplio operativo de emergencia de las diferentes área de la Comuna y Bomberos (foto Luis Martin)
Compartir