Junto a jubilados

El intendente Andrés Watson compartió el Día del Amigo con los adultos mayores que concurren al centro La Amistad y se interiorizó de su actualidad

Cada 20 de julio, en Argentina se conmemora el Día del Amigo; por diversas razones que rozan la agenda diaria, en ocasiones, se ve postergado o anticipado el festejo para poder dedicarle este reconocimiento a quienes comparten los buenos y malos momentos de la vida. Así, en el inicio de esta semana, el intendente Andrés Watson optó por compartir la fecha con los vecinos que concurren al Centro de Jubilados y Pensionados La Amistad.
Watson empleó la ocasión para poder interiorizarse sobre las necesidades de la zona y de la entidad, mediante el relato de quienes han habitado por largo tiempo las calles del barrio. Asimismo, el Jefe comunal destacó la dedicación de los miembros de la comisión «que hacen posible que los adultos mayores puedan tener un espacio de recreación y contención» y agregó: «se ve el compromiso y el esfuerzo que realizan, los felicito».
El Intendente también detalló que «desde las distintas áreas nos interesa muchísimo apoyar a los adultos mayores y protegerlos para que tengan una buena calidad de vida durante esta etapa que están transitando, en la cual han recorrido un camino y nos pueden seguir guiando a partir de sus experiencias».
Escoltado por la secretaria de Desarrollo Social, Adriana Alonso, la máxima autoridad del distrito dialogó con los anfitriones y compartió un delicioso desayuno. Las celebraciones dieron paso a actividades recreativas como baile y canto, soluciones efectivas para combatir el frío.
Por su parte, Ana -presidenta del Centro de Jubilados y Pensionados La Amistad- explicó que «realizaron este festejo conjuntamente con la profesora del taller de la memoria, para celebrar entre todos el día del amigo». Asimismo, expresó su alegría al contar con el apoyo del mandatario: «muchas veces los abuelos quedamos a un lado, por eso estamos contentos ver que nuestro intendente, a pesar de lo joven que es, sepa diseñar y realizar iniciativas muy lindas para la tercera edad».
Los presentes disfrutaron entre risas e historias, contando sus anécdotas vividas con aquellos hermanos del alma. «La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad», decía el filósofo empirista Francis Bacon; es que estos amigos de Villa Aurora han vivido el, a veces, lacerante poder de las penas pero sin duda comprobaron la excepcional fuerza cicatrizante de la amistad.

 

Compartir