Marcha por justicia y seguridad

Numerosos vecinos reclamaron anoche que se esclarezcan los crímenes de Sofía María Sliwa y de Gertrudis Rojas Coca, ambas víctimas de los delincuentes que cegaron violentamente sus vidas en las últimas semanas en Ranelagh y en el centro del distrito

Numerosos vecinos de Berazategui participaron anoche de una marcha para reclamar Justicia para Sofìa Sliwa y Gertrudis Rojas, ambas víctimas de los delincuentes en las últimas semanas en Ranelagh y en Berazategui Centro.
Las actividades comenzaron a las 17 con una reunión con autoridades de Seguridad del Municipio y de la Provincia de Buenos Aires en la Escuela Secundaria Nº 14 (Tristán Achával Rodríguez) donde se expusieron reclamos e inquietudes por parte de los vecinos.
Con posterioridad, a las 19.30, se inició la marcha desde el citado establecimiento educativo, en Avenida Mitre y 7, hacia la calle 14 del distrito, pasando por una de las escuelas donde trabajó la docente brutalmente golpeada y asesinada en una entradera, Sofía María Sliwa y también por el frente de la verdulería donde se desempeñaba Gertrudis Rojas Coca, quien a pesar de entregar la recaudación de su negocio, fue salvajemente apuñalada sin ningún tipo de contemplación.
La marcha continuó hasta el frente del Bingo Begui, en la calle 14 y Paseo Lacquaniti, donde se expresaron familiares de ambas víctimas, que reclamaron Justicia para esclarecer ambos crímenes y seguridad para toda la población de Berazategui.
También hubo un «sirenazo» en todo el distrito donde los comerciantes hicieron sonar sus alarmas y los automovilistas las bocinas de sus coches adhiriendo al pedido de justicia y seguridad. Reclamaron también la conformación de una Comisión Vecinal Permanente contra la inseguridad.
Mario Veliz, viudo de Gertrudis Rojas, le dijo a El Sol: «queremos justicia, que el detenido por el crimen de mi esposa no salga de la cárcel. Me sentí respaldado por parte de la gente que marchó a la comisaría 1ª y participó de esta manifestación. Estoy conteniendo a mis hijos que están siendo asistidos por un psicólogo y mi comercio está siendo atendido por mi sobrino. Todavía estamos devastados… Hay muchos que piden pena de muerte o cadena perpetua para el asesino, pero igual la vida de mi esposa no me la devuelve nadie. Lo importante es que este crimen no quede impune. Me alienta el apoyo de la gente, los vecinos y mi familia».
Agregó que «mi esposa estuvo tirada en el piso desangrándose más de media hora sin que viniera un policía que fuimos a buscar a dos cuadras, donde está la comisaría primera… Después, camino al hospital, falleció. La mataron como a un perro», comentó angustiado.
Por su parte Guillermo Vatovec, fotógrafo de este matutino e hijo de la docente jubilada ultimada, Sofía Sliwa, dijo tras la marcha que «la causa sigue igual, dicen que están investigando pero no hay ningún detenido. Nos informaron que siguen con el cotejo de huellas y hay algunas pistas, pero todavía no tenemos nada en concreto. Pasó un mes y medio del hecho, hubo algunos allanamientos pero no arrojaron resultados positivos. Pasa el tiempo, esto se enfría y parece que este caso va a quedar impune. La fiscal Silvia Borrone tiene la causa».
Asimismo, indicó que «después de 50 años de docencia, siento que muchos reconocieron a mi madre por su labor y su entrega. Me alienta el afecto que recibo de la gente porque mi mamá fue querida en todos lados, en la escuela, en el barrio, en la UNQui, en el Taller Literario… Ella era muy activa a pesar de haberse jubilado el año pasado con sus 77 años, pero no llegó a disfrutar su jubilación».
Vatovec pidió «justicia para mi madre, que encuentren a los responsables y que no quede impune este hecho como otros que lamentablemente pasaron al olvido. Esta pesadilla que estamos viviendo le puede tocar a cualquiera, vivimos a cada instante a suerte y verdad en manos de quienes no valoran la vida… Hasta que no se cambien las leyes no va a pasar nada con estos malvivientes, porque entran por la puerta giratoria o no pagan como deberían hacerlo», sentenció.
Afirmó finalmente que «el sábado estuvimos recolectando firmas para presentar un petitorio ante la Provincia y el Municipio porque la inseguridad hoy nos toca a todos y los reiterados hechos registrados lo comprueban. No puede ser que mientras estábamos haciendo la marcha por Gertrudis Rojas estaban robando al mismo tiempo un comercio del centro de Berazategui. No sé si es algo político, desconozco por qué está pasando esto o a lo que se debe», concluyó.

 

Compartir