Mató a su padre

Una mujer asesinó a su padre de seis puñaladas en el cuello mientras dormía. Lo degolló en el cuarto de su casa y lo dejó en medio de un charco de sangre. Cuando la Policía ingresó, se encontró con la imagen y detuvo a la hija que, poco después, confesó el crimen perpetrado en Gutiérrez, Berazategui.
Según relató, desde los 18 años el hombre la abusaba sexualmente cada vez que llegaba borracho. Sin embargo, la Justicia ahora deberá validar sus dichos para encausar la investigación. En esa línea, en las últimas horas uno de los hijos de Raúl Brizuela, la víctima, desmintió la versión. El joven dijo: «mi papá no es ningún violador». Luego, pidió que se fueran del lugar.
La Justicia deberá constatar si hay lesiones previas compatibles con abusos sexuales o si hay testigos que certifiquen la versión, algo que debería ser lógico dado a que era abusada desde los 18 años. La investigación también deberá develar si el hombre fue asesinado en medio de un ataque hacia su hija, lo que significaría un atenuante por legítima defensa.
Lo único concreto hasta el momento, es que la mujer está acusada de «homicidio agravado por el vínculo» cuya pena es prisión perpetua. Interviene en la investigación la titular de la UFI 2, María de los Ángeles Attarian Mena.
La mujer permanece detenida acusada de homicidio calificado, ya que la víctima es su padre y por alevosía, considerando que el fallecido recibió al menos 6 o 7 puñaladas estando dormido, en total estado de indefensión. De acuerdo al Código Penal, si prospera esta imputación en contra de la acusada, podría ser condenada a prisión perpetua.

 

Compartir