Max: «me tomó de sorpresa»

El mediocampista confesó que no esperaba el ofrecimiento de continuar jugando en la institución, por no haber sido parte de los últimos cuatro partidos y por la campaña realizada por el equipo en la anterior temporada de la Primera B Nacional

El mediocampista Augusto Max forma parte del reducido grupo de «sobrevivientes» de la temporada pasada. Se mostró sorprendido por su continuidad en la institución, pero tomó con alegría poder seguir siendo parte del Cervecero en un nuevo campeonato de la Primera B Nacional.
«Estoy muy contento de estar aca, de haber vuelto a entrenar. Me siento bien y ahora estoy poniéndome a punto para arrancar el torneo de la mejor manera. Viene una etapa de preparación muy dura pero también muy linda», indicó sobre las próximas semanas de entrenamiento que le esperan al plantel.
Max reconoció que no esperaba la posibilidad de renovar el vínculo con la institución. «Me tomó de sorpresa. Si bien sabía que habia una intención, también había algunas dudas pero es normal; siempre que hay un proceso largo como lo es este por el Mundial los tiempos se alargan. La verdad es que no me lo esperaba, estaba buscando otro rumbo y justo me llegó el llamado y no lo dudé».
Pero a pesar de la sorpresa se mostró agradecido por la oportunidad de seguir defendiendo la Blanquita. «El hecho de haber renovado para mí es una gratificación, porque lo tomo como un reconocimiento al esfuerzo que hice».
Aunque reconoció que su sorpresa estaba relacionada con el final de la temporada. «No terminé jugando en los últimos cuatro partidos y la campaña que realizamos no fue buena. Nosotros entrenamos y estamos listos para jugar, pero a veces el entrenador decide otra cosa y hay que respetarlo. Pero ahora estoy otra vez acá, con muchas ganas y muy motivado y sobre todo disfrutando mucho».
El mediocampista tucumano sabe que integra un plantel muy diferente al de la temporada pasada. «Se notó desde el primer día que este es un proyecto diferente al de la temporada pasada, tendrá sus virtudes y también habrá que pulir los defectos que puedan aparecer. Hay que tirar siempre para adelante».
Todo es distinto: «es muy diferente que la vez que llegué al club. Venía de un club muy chico, en donde no había muchas cosas y me encontré con un club como Quilmes y con las exigencias de un cuerpo técnico desde lo táctico y también desde lo técnico; yo no había trabajado nunca así. Me costó bastante adaptarme e incluso empecé como suplente. Aprendí una locura durante la temporada pasada: entendí el juego. Pero también me permitió conocer el club, a los empleados y todos ahora me recibieron muy bien».

deportes@elsolnoticias.com.ar

                                                                                                                 Sebastián Kerle

 

Compartir