Misa en homenaje a Novak

Los obispos Tissera y Margni recordarán al fundador de la Diócesis con una celebración que se hará mañana en la Catedral Inmaculada Concepción, a 17 años de su muerte

A 17 años del fallecimiento del primer obispo de Quilmes, monseñor Jorge Novak, el obispo diocesano, monseñor Carlos José Tissera y el obispo auxiliar, monseñor Marcelo Margni, convocaron a participar de las celebraciones en su memoria. Mediante un video, los prelados quisieron acercarse a los fieles para invitarlos a la misa que se celebrará mañana a las 18 en la catedral Inmaculada Concepción y que este año llevará el lema Padre obispo Jorge Novak, encuentro de caminos.
En su mensaje, monseñor Tissera señaló que el obispo Novak «nos primereó a todos haciendo camino en esta diócesis y nos invitó a seguir haciendo camino con él».
Monseñor Margni, por su parte, reconoció que a 17 años de su partida, «parece ayer», pero consideró que «su luz se hace más grande entre nosotros y nos reunimos como pueblo de Dios que peregrina en Quilmes, en Berazategui, en Florencio Varela, para celebrar esa memoria que nos hace sentir siempre hermanos y parte de este proyecto que es la iglesia de Quilmes que camina, que busca, que celebra».
Jorge Novak fue nombrado primer obispo de la recién creada Diócesis de Quilmes el 19 de septiembre de 1976 y animó la vida diocesana durante 25 años, hasta su fallecimiento el 9 de Julio de 2001. Actualmente se impulsa la canonización de Novak, para lo cual se recopilan materiales, se recogen testimonios y se esclarecen los aspectos personales y ministeriales de su vida.
«El volumen de los escritos de Monseñor Novak así como el análisis de sus veinticinco años de fecundo ministerio pastoral, a los que hay que sumar sus importantes servicios como verbita, hace que la tarea sea intensa y lleve tiempo. Estamos ante una figura de singular valía para la historia contemporánea de la Iglesia argentina. Y esto da todavía mayor significación al delicado trabajo que es poner de relieve la vida y el ministerio de ese santo pastor que Dios nos regaló en Jorge Novak», dijo en una reciente entrevista con El Sol el flamante arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Colombo.

 

Compartir