Multitudinaria marcha contra la reforma militar de Macri

Una multitud se congregó hoy en la Plaza de Mayo de Buenos Aires y marchó hacia el Ministerio de Defensa para repudiar la reforma del sistema de defensa que dispuso la participación de las Fuerzas Armadas en cuestiones de seguridad interior.

Con la consigna «Fuerzas Armadas represivas, ¡nunca más!», la marcha fue convocada por la asociación Abuelas de Plaza de Mayo, que advirtió que involucrar a los militares «en seguridad interior genera muertes, tortura y desapariciones», es anticonstitucional y «viola los acuerdos que está obligado a cumplir el Estado argentino».

También adhieren a la marcha las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, el Centro de Estudios Legales y Sociales y la Confederación General del Trabajo, entre otros organismos.

La reforma del sistema de defensa nacional dispuesta por Macri a través de un decreto presidencial habilita a los militares a participar en operaciones de seguridad interior y en la custodia de objetivos estratégicos, cuando antes sólo podían actuar ante amenazas desde el exterior por parte de otros Estados.

La implicación de las Fuerzas Armadas en cuestiones de seguridad interior generó repudio en gran parte del arco opositor y organizaciones de diversos sectores, luego de la dictadura militar que gobernó Argentina con cruentos métodos represivos entre 1976 y 1983 y dejó 30.000 desaparecidos.

El presidente aclaró que su objetivo es modernizar las Fuerzas Armadas para enfrentar los desafíos del siglo XXI. «Queremos que presten un servicio a la patria con los posibles conflictos que podemos tener: terrorismo, narcotráfico, cibercrimen», declaró Macri.

El jefe de Estado subrayó que «no se puede seguir planteando todo en función de un episodio trágico y lamentable que pasó hace 50 años».

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, aclaró en tanto que «las Fuerzas Armadas no van a intervenir en conflictos sociales ni van a patrullar ciudades».

«Lo que ahora se permite es que las Fuerzas Armadas actúen frente a cualquier ataque de origen externo, que puede ser perpetrado por un Estado o por nuevas organizaciones vinculadas al terrorismo y al narcotráfico», explicó.

La reforma militar fue cuestionada por el ex canciller Jorge Taiana, quien la consideró «un despropósito».

«Las Fuerzas Armadas tienen una misión, una organización y una estructura que están pensadas para el combate contra el Ejército de un Estado enemigo. No tiene ningún sentido transformarlas en agentes auxiliares de las fuerzas de seguridad para combatir el delito organizado, que es un objetivo que persigue Estados Unidos en la región», sostuvo Taiana.

Taiana advirtió que «en todas partes donde se ha metido al Ejército a luchar contra el narcotráfico se lo ha contaminado, hay varias experiencias en la región».

Compartir