Otra visita sorpresiva de Vidal

La Gobernadora visitó Villa Itatí y Azul donde la Provincia realiza diferentes obras de urbanización, junto con los ministros Cristian Ritondo y Gustavo Ferrari. La llegada de la Mandataria se dio en un total hermetismo; no hubo funcionarios comunales

De manera sorpresiva y por poco tiempo, la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, visitó el distrito.
La visita ocurrió cerca de las 10.30, cuando la mandataria bonaerense aterrizó en un helicóptero en la zona de El Triángulo de Bernal, acompañada del ministro de Seguridad, Cristian Ritondo y de su par de Justicia, Gustavo Ferrari.
Específicamente, los funcionarios llegaron a la zona de Villa Itatí, donde comenzaron una recorrida por el barrio, uno de los más afectados del distrito.
Según precisaron, la Gobernadora recorrió la plaza Papa Francisco, ubicada dentro del barrio y donde la gestión provincial instaló un nuevo destacamento policial inaugurado hace unos meses.
Posteriormente, custodiada por una escolta policial (estuvieron presentes el jefe Departamental, comisario inspector Abraham Domínguez y su par Distrital, comisario Francisco Centurión), pasó por La Cava y luego se subieron a una combi que los llevó a Villa Azul.
No hubo presencia de ningún funcionario municipal que recibiera a la Mandataria bonaerense, ya que lo hizo de manera sorpresiva.
Según las fuentes consultadas, se trató, básicamente, de una visita «de carácter casi social, en la que Vidal, acompañada por funcionarios, recorrió algunos lugares donde se están desarrollando obras».

En Lomas

Más tarde la mandataria provincial recorrió la obra de la Estación de Bombeo Arroyo del Rey, que evitará inundaciones y beneficiará a unos 400 mil vecinos del partido de Lomas de Zamora.
Allí, estuvo acompañada por el intendente local, Martín Insaurralde y por el ministro de Gobierno, Joaquín de la Torre. Vidal supervisó las tareas destinadas a evitar desbordes del arroyo en los barrios de Ingeniero Budge, Villa Lamadrid y Santa Catalina.
La obra, financiada y ejecutada por el Estado nacional con un presupuesto de 25 millones de dólares, prevé la instalación de cuatro equipos de bombeo, un canal de descarga hacia el Riachuelo de siete metros de ancho, compuertas, vertederos y otros compartimientos complementarios.

 

Compartir