Papelón argentino en Madrid

La Selección de Jorge Sampaoli, sin Lionel Messi, no fue rival para España, que la vapuleó por 6 a 1 en el estadio Wanda Metropolitano. Diego Costa, Isco Alarcón (3), Iago Aspas y Thiago Alcántara marcaron para la Furia; descontó Otamendi

La Selección Argentina recibió un cachetazo de fútbol y pese a no tener al lesionado Lionel Messi, fue humillada por España 6-1, en un partido amistoso disputado en el estadio Wanda Metropolitano de Madrid, a tan solo dos meses y medio del Mundial de Rusia 2018.
El único gol argentino fue marcado por Nicolás Otamendi, de cabeza, a los 38m del primer tiempo.
La Roja se había puesto en ventaja por intermedio de Diego Costa, a los 12m, e Isco, a los 26m, en la primera mitad.
En el complemento, España se floreó y venció el arco argentino con goles de Isco, a los 7m y 29m, de Thiago Alcántara, a los 10m y de Iago Aspas, a los 28m.
El equipo nacional no contó en el once inicial con Lionel Messi, Sergio Agüero y Ángel Di María, todos lesionados, al igual que Manuel Lanzini.
En tanto, el arquero Sergio Romero debió ser reemplazado a los 21m del primer tiempo por un golpe y en su lugar ingresó Wilfredo Caballero.
La presión de la Furia, en solamente diez metros de distancia, fue llevando a Argentina de tres cuartos de cancha en posición de ataque a su zona defensiva.
Sin embargo, el equipo de Jorge Sampaoli no se desesperó y salió con pelota al pie, rotando y circulando, hasta que Giovani Lo Celso aceleró, combinó con Javier Mascherano, quien alargó a Nicolás Tagliafico, este a Maximiliano Meza y el centro del jugador de Independiente lo capturó Gonzalo Higuaín, pero el balón se fue apenas desviado.
Tanto uno como otro equipo realizaron una presión alta, lejos de sus arcos, para encontrar un descuido y tratar de vulnerar la defensa contraria, pero sumado a una calidad técnica de gran nivel en ambos lados.
Sobre los 12m, Marco Asensio le robó el balón a Javier Mascherano, y tras un toque de Andrés Iniesta, el hombre del Real Madrid habilitó a Diego Costa (con caño incluido a Otamendi) y el atacante definió ante la salida de Sergio Romero.
España siempre trató de cuidar el balón entre líneas, pero también -más allá de la ventaja- respetó a lo que podía ofrecer Argentina, algo que se vislumbró cuando a los 24m Meza combinó con Lo Celso en una muy buena pared y cuando el hombre de Independiente intentó definir, Sergio Ramos la mandó al córner.
Otra rápida recuperación de la Furia en la zona media terminó en el segundo gol local, cuando Asensio desbordó por derecha y el centro al corazón del área la capturó Isco, para derrotar a Willy Caballero.
Argentina trató de salir del fondo, pero el mediocampo se mostró lento con Lucas Biglia, Mascherano y Éver Banega, sin sorpresa y sin cambio de ritmo, más allá de las buenas intenciones de Lo Celso.
Un córner desde la derecha de Banega encontró la cabeza de Otamendi, frente a un mal marcaje de España, para el descuento albiceleste.
La superioridad del equipo de Julen Lopetegui se hizo más que evidente en los primeros 10 minutos del complemento, donde la rapidez de sus delanteros y la mala marca de la defensa argentina hicieron el resto.
Iniesta colocó un balón a espaldas de Tagliafico, Iago Aspas eludió a Caballero pero se quedó sin ángulo y tocó para atrás, donde Isco la agarró de frente y venció al arquero argentino.
El 3-1 fue casi lapidario para que Argentina pudiera reaccionar de manera decorosa y a los 10m Isco avanzó por la derecha, cedió al medio para Saúl, pero tras un rebote le quedó a Thiago Alcántara que de derecha derrotó a Caballero.
Argentina estaba 1-4 frente a una España sin fisuras y teniendo más que claro lo que es y para qué estará en la Copa del Mundo.
Sampaoli movió el banco de suplentes y cambió todas sus líneas con los ingresos de Gabriel Mercado, Pablo Pérez, Lautaro Martínez y Cristian Pavón, pero los errores fueron mortales para una Argentina sin rumbo.
Un saque-pase de De Gea dejó a Iago Aspas solo para definir ante Caballero en el 5-1 y luego una mala salida en defensa dejó a los hombres españoles en ataque en pocos segundos, para que Isco marque el 6-1 lapidario y final.

Antecedentes similares ante Checoslovaquia en 1958 y frente a Bolivia en 2009

La goleada 6-1 que recibió ayer por la tarde la Selección Argentina frente a España fue la tercera por ese mismo resultado de un equipo nacional en toda su historia, junto a la recibida en el Mundial Suecia 1958 frente a Checoslovaquia y a la de las Eliminatorias Sudamericanas de 2009 ante Bolivia.
En los más de 120 años de historia de la Selección Argentina, los equipos nacionales cosecharon tres goleadas en contra por 6-1, la primera fue en el Mundial de Suecia 1958, cuando Checoslovaquia la despidió del certamen.
El partido se disputó en la ciudad sueca de Helsingborg, el 15 de junio y en el Estadio Olimpia, los hombres dirigidos por Guillermo Stábile le dijeron adiós al sueño mundialista.
Los goles checos fueron marcados por Milan Dvorák, Zdenek Zikán (en dos ocasiones), Jirí Feureisl y Václav Hovorka (también en dos oportunidades); mientras que Orestes Omar Corbatta descontó para los argentinos.
A ese partido se lo conoce como El Desastre de Suecia, porque luego de 24 años y tras haber ganado el Sudamericano de 1957, Argentina iba con muchas ilusiones que se estrellaron ante los escandinavos.
La segunda vez en la historia que Argentina recibió una goleada por seis tantos, fue el 1 de abril de 2009, en las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Sudáfrica 2010, en la altura de La Paz.
Ese día el equipo que conducía Diego Maradona llegaba con la necesidad de sumar de a tres, pero los 3.650 metros y el equipo del altiplano liquidaron esas pretensiones.
El único gol argentino lo hizo Luis González, pero Joaquín Botero (en tres ocasiones), Marcelo Moreno Martins, Alex Da Rosa y Didí Torrico, marcaron la debacle de un equipo que tenía en sus filas a un joven Lionel Messi.
El arquero de ese partido fue Juan Pablo Carrizo, que militaba en River y la Selección Argentina terminó con diez hombres porque Ángel Di María ingresó y solamente jugó siete minutos, antes de ver la tarjeta roja.

deportes@elsolnoticias.com.ar

Las caras de Gonzalo Higuaín, Éver Banega y Nicolás Otamendi reflejan el muy mal partido de Argentina frente a España en Madrid
Compartir