Piden soluciones en Perón y 393

Vecinos de la zona de Perón entre 393 y 394 manifestaron su enojo debido a una situación de que se vive hace bastante en el barrio, que tiene que ver con que cuando llueve, la calle queda totalmente anegada y con agua estancada durante varios días.

Hernán, uno de los quilmeños que padece esta situación, aseguró que “el problema esencialmente no es el asfalto de mi calle, porque está asfaltada, pero la calle de la esquina, que es 394 está mejorada y no asfaltada, entonces como este tipo de construcción se hace a más altura que el asfalto común, esto genera una especie de dique y el agua cae hacia el lado nuestro, hacia el lado de Camino General Belgrano digamos”.

Según precisó el lugareño, la situación problemática “es histórica” ya que hace bastante tiempo que lo vecinos padecen este escenario. “Ya la gente pareciera que se acostumbró a vivir de esta forma, muchos se cansaron de reclamar”.

Muchos precisan que si la lluvia es fuerte, toda la cuadra por completo se ve anegada, generando entre otras cosas que los desagües no tengan salida. Asimismo, aseguran que por un defecto en el sistema cloacal, en oportunidades las aguas que se terminan estancando son residuales. Asimismo, detallan que el agua tarda aproximadamente entre 10 y 15 días en desagotar, dependiendo de la precipitación.

Hernán narró: “Yo comencé a hacer reclamos en la sede municipal de Amoedo y ahí vienen a destapar. Ahí hice el reclamo directo. En febrero hice un expediente con fotos en la Municipalidad. Te piden una propuesta, pero yo no soy ingeniero civil, no sé cuál puede ser la solución. En abril me dijeron que estaría en carpeta el proyecto para emparejar todo. Pero la verdad es que hace bastante que no sabemos nada, porque reclamos como el que hice yo hay varios. Acá no viene nadie a mirar el problema. Ellos suponen que con asfaltar ya está, pero yo no sé si habrá otra salida, ellos deberían verlo”.

393 y Corrientes

En la misma línea, aseguran que el mismo problema ocurre a pocos metros de donde se da el primer reclamo, en 393 y Corrientes, donde el agua también se estaciona.

“Acá no vivimos en lugares usurpados ni nada, pagamos nuestros impuestos y me parece injusto que suceda esto” finalizó Hernán.

Compartir