Reclamo en la Escuela 46

Parte de la comunidad educativa de la Escuela Primaria 46 de Don Bosco se manifestó en la puerta del establecimiento educativo para pedir por la reparación del edificio, el cual tiene serios problemas eléctricos y de infraestructura y donde hace ya una semana no se pueden dictar clases.

Según detallan allegados al establecimiento, desde hace bastante tiempo hay problemas estructurales en la escuela. Las conexiones eléctricas fallan continuamente y se decidió que no haya clases hasta que llegue una inspección profunda y se garantice la seguridad de los chicos y docentes. Afirman que en la misma manzana desde el 2008 aproximadamente comenzó la construcción de un nuevo edificio, que desde diciembre se encuentra sin avances.

Gabriela, mamá de un año de primer grado, habló con El Sol y sostuvo: “yo soy mamá de este año pero tengo entendido que los problemas son de larga data. Este año se agudizó mucho más. Hace dos años que esta escuela no tiene gas, así que la calefacción es toda eléctrica. Empezó a sobrecalentarse y seis o siete veces por día se cortaba la luz y las maestras levantaban la térmica para que siga habiendo clases. Hasta que en un momento, a fines de junio se cortó la luz y ya no pudo volver. Nosotros ahí hicimos un corte en San Martín y ahí rápidamente repararon. Supuestamente nos dijeron que estaba resuelto todo, duró un mes y en el medio también 15 días de vacaciones”.

Gabriela, al igual que varios padres del colegio ubicado en Chiclana al 1000, afirmaron que “luego de lo que pasó en Moreno ya estábamos un poco preocupados y ahí desde el colegio, en una medida que nosotros apoyamos, que no haya clases hasta que haya una revisión a fondo y que nos aseguren la seguridad de los chicos. Mientras las clases estaban suspendidas estalló un caloventor por ejemplo. Los chicos están muchas horas acá, no pueden estar sin luz y con todos estos problemas. Hace más de 12 años que tenemos el edificio cerca nuevo y nunca se termina. Desde diciembre está totalmente parado, dicen que está caída la licitación. Como padres hemos llegado a la conclusión de que el problema se va a resolver cuando tengamos el nuevo edificio”.

Finalmente, con respecto a la medida aseguró: “vamos a estar acá con los chicos, realizando una especie del clase abierta. Queremos que siga y se termine la obra nueva y que vengan los inspectores para que entiendan la situación en la que estamos”.

Desde la comunidad educativa de la escuela 46 aseguran que las clases no continuarán hasta que se garantice la seguridad de los chicos.

Compartir