Presupuesto 2025: Proyecciones de Caída del PIB y Profunda Recesión Económica

Presupuesto 2025 Proyecciones de Caída del PIB y Profunda Recesión Económica
Presupuesto 2025 Proyecciones de Caída del PIB y Profunda Recesión Económica

El Ejecutivo ha presentado ante el Congreso el avance del Presupuesto 2025, anticipando los lineamientos para la confección de la denominada “Ley de Leyes” que tendrá vigencia el próximo año. Este documento confirma las preocupaciones que se venían gestando: una caída del Producto Interno Bruto (PIB) de -3,5% para 2024, cifra que coincide con las proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según el texto del presupuesto, los sectores más afectados por esta recesión serán la Industria y el Comercio, con proyecciones de bajas significativas de -9,8% y -9,1%, respectivamente. Estos datos reflejan la magnitud de la crisis económica que se avecina, subrayando la necesidad de medidas urgentes y efectivas para mitigar sus efectos.

La fuerte caída en la Industria y el Comercio es particularmente alarmante debido a su peso en la economía nacional. La contracción en estos sectores no solo implica una reducción en la producción y el empleo, sino también una disminución en la capacidad de consumo interno y en la inversión, agravando aún más el panorama económico.

Sin embargo, la recesión proyectada se ve parcialmente disimulada por la fuerte recuperación del sector agropecuario durante este año. La notable performance del agro ha contribuido a sostener el PIB total, evitando una caída aún más pronunciada. Esta situación pone en evidencia la dependencia de la economía argentina en el sector agropecuario y la necesidad de diversificar y fortalecer otros sectores productivos para lograr una recuperación sostenida.

El avance del Presupuesto 2025 plantea desafíos significativos para el gobierno, que deberá enfrentar una economía en recesión con estrategias claras y efectivas. Las proyecciones de caída del PIB y las bajas en sectores clave como la Industria y el Comercio demandan un enfoque integral que incluya políticas de estímulo a la producción, apoyo a las pequeñas y medianas empresas, y medidas para fomentar el consumo y la inversión.

En este contexto, el rol del Congreso será crucial en el debate y la aprobación de un presupuesto que responda a las necesidades urgentes del país. Los legisladores tendrán la responsabilidad de analizar y ajustar las propuestas del Ejecutivo, buscando un equilibrio entre la austeridad necesaria y las políticas de impulso económico que permitan superar la crisis.

En resumen, el avance del Presupuesto 2025 presentado por el Ejecutivo confirma una caída del PIB de -3,5% para 2024 y proyecta profundas bajas en sectores clave como la Industria y el Comercio. Estos datos subrayan la gravedad de la recesión esperada y la urgencia de medidas efectivas para enfrentarla. La recuperación del sector agropecuario ofrece un respiro, pero no oculta la necesidad de una estrategia económica integral y diversificada para asegurar la estabilidad y el crecimiento a largo plazo.

Compartir