Nada cambió, más de lo mismo

El increíble análisis de Franco