Crimen de la policía Micaela Romero: tres sujetos declarados culpables

Sin embargo, por tratarse de menores, la sentencia se conocerá el año que viene. La familia hizo público su malestar

Varias manifestaciones se realizaron frente a los Tribunales en reclamo de Justicia

Tres adolescentes fueron declarados culpables del crimen de Micaela Romero, la integrante de la Policía Federal Argentina asesinada por «motochorros» que la asaltaron en agosto de 2020 en Quilmes. Por su edad al momento del hecho, la Justicia recién fijará el monto de la pena que deberán cumplir en prisión dentro de un año.

Los imputados, dos de 18 años y uno de 17, seguirán detenidos en un instituto de seguridad hasta 2022.

«Los 3 imputados son culpables, era una de nuestras metas. Ahora viene el sabor amargo. Según la Ley de Menores van a estar en un proceso de hasta 1 año para que le den una sentencia de condena, es decir, que durante ese proceso ellos van a evaluar a estos asesinos para ver su conducta y cambios para recién ahí ver cuántos años merecen», señaló la familia de Micaela en una carta.

El crimen de Romero fue cometido en la mañana del 16 de agosto de 2020, cerca de las 7, cuando la oficial se encontraba vestida de civil y, junto a un amigo, fue a comprar cigarrillos a un comercio ubicado en Calle 395 y Carlos Pellegrini, de Quilmes Oeste.

En esas circunstancias, seis delincuentes en tres motos los interceptaron con fines de robo y, sin mediar palabra, uno de ellos le disparó a Romero, quien se encontraba sin su arma reglamentaria y los investigadores señalaron que la oficial recibió un disparo a la altura del tórax.

Micaela Romero tenía 23 años, era madre de una nena de 2 y tenía un año de antigüedad en la fuerza, donde se desempeñaba en la División Protección Residencia Presidencial de Olivos y Operaciones de la PFA, aunque estaba de licencia médica cuando fue asesinada.

La hija de Micaela vive con su padre en una casa que el hombre construyó junto a la joven en la parte de atrás del terreno donde se ubica también la vivienda de la madre de la víctima en el barrio Kolynos, de Quilmes Oeste.

«Mi nieta tiene cuatro años y está en una etapa donde habla más de la madre. Me hace que le escriba cartas diciéndole que venga a la casa de la ‘abu’, le cuenta qué colores le gustan. El otro día, en el jardín le dijo a la maestra que la mamá está en el cielo. Son cosas que te van torturando», se lamentó la madre de la joven, María Constante, quien agregó: «mi nieta tiene que estar escribiéndole a la mamá que no está y eso es horrible».

«Micaela tenía muchos proyectos. Quería internarse en la Escuela de Policía porque deseaba ascender. Su sueño fue ser policía, luchó por eso y quería más», recordó.

Compartir