Ordenación de Nuevos Sacerdotes en la Diócesis de Quilmes

Además, el Obispo recordó al primer obispo de Quilmes, Jorge Novak, durante la novena por el 23º aniversario de su pascua.

El Obispo de Quilmes, Carlos José Tissera, ordenó como sacerdotes a Roberto Amado Barúa, Sergio Adrián Britez y Ernesto Joaquín García, formados en el seminario «María Reina de los Apóstoles» de la Diócesis de Quilmes. La celebración Eucarística tuvo lugar el viernes pasado en la Iglesia Catedral de Quilmes y contó con la presencia de numerosos obispos, sacerdotes, diáconos y representantes de las comunidades parroquiales.

Entre los asistentes estuvieron el Obispo de Avellaneda-Lanús, Marcelo (Maxi) Margni; el Obispo Auxiliar de Quilmes, Eduardo Redondo; el Obispo emérito de Quilmes, Luis Stöckler; y el Obispo emérito de Río Gallegos, Juan Carlos Romanín.

Durante la ceremonia, el Obispo Tissera expresó: «Estos hermanos nuestros van a ser ordenados sacerdotes en el grado de presbíteros. Harán las veces de Cristo Maestro, Sacerdote y Pastor, para que la Iglesia se edifique y crezca como pueblo de Dios y templo del Espíritu Santo. A ejemplo del Santo Cura Brochero, sean ‘pastores con olor a oveja’, o sea, cercanos con su vida y ministerio a la vida concreta de los fieles». Tissera también destacó la alegría de las familias de los nuevos sacerdotes y de toda la Iglesia de Quilmes.

Además, el Obispo recordó al primer obispo de Quilmes, Jorge Novak, durante la novena por el 23º aniversario de su pascua, y expresó su deseo de que Novak los ayude a ser fieles al Espíritu Santo.

Después de la homilía, el Obispo Tissera impuso sus manos y elevó la plegaria de ordenación para convertir a Roberto, Sergio y Joaquín en presbíteros. Los recién ordenados se revistieron con las vestimentas propias de su ministerio y recibieron el saludo de los obispos y sacerdotes presentes.

Hacia el final de la Misa, el Padre Armando Ireneo Dessy, canciller de la Diócesis, leyó los decretos donde el obispo confiere a estos hermanos las licencias para ejercer sus ministerios en la diócesis de Quilmes y las designaciones para sus misiones pastorales. Roberto Barúa será Vicario Parroquial de San Pablo Apóstol (Berazategui), de Nuestra Señora del Valle y de San Francisco de Asís (Florencio Varela); Sergio Britez será Vicario Parroquial de Sagrada Familia (Berazategui); y Joaquín García será Vicario Parroquial de Santa María y Santa Isabel de Hungría (Berazategui), con especial atención a las comunidades de Nuestra Señora del Milagro y Nuestra Señora de Itatí (Berazategui).

Los nuevos sacerdotes expresaron su alegría y felicidad, agradeciendo a sus formadores, familias, al seminario y a las diversas comunidades de la diócesis de Quilmes que los acompañaron en su formación.

Compartir