Alerta por el hongo de las barberías

alerta-por-el-hongo-de-las-barberias

Especialistas en dermatología pediátrica advirtieron que los cortes de pelo de con instrumentos utilizados en barberías, de moda entre la mayoría de los jóvenes, podrían contagiar un hongo que provoca inflamación del cuero cabelludo, caída de pelo, dolor y supuración.

“La tiña capitis es una infección de la piel del cuero cabelludo producida por hongos, llamados dermatofitos, que se transmite por animales y de persona a persona. En la actualidad creció el número de pacientes con esta infección, y se está viendo que se trata de personas que suelen utilizar el cabello cortado muy cortito, con maquina cortadora de pelo en peluquerías y barberías”, contó a la Agencia de Noticias Científicas de la Universidad Nacional de Quilmes, María Jimena Martínez, médica especialista en dermatología infantil.

Recientemente, la Sociedad Argentina de Pediatría emitió un comunicado en el que se destacó que, desde hace dos años, se está detectando un aumento considerable de casos de tiñas en niños y adolescentes que se cortan el pelo mediante degradado o rasurado, que muchas veces asocian la creación de figuras decorativas. “Esta situación fue reportada en otros países, habiendo encontrado su mayor frecuencia relacionada con el hábito de niños y adolescentes de asistir frecuentemente (cada semana o cada dos semanas) a peluquerías para realizarse rasurados y cortes “de moda”, similares a deportistas o cantantes internacionales”, detalló el comunicado.

Enemigo silencioso


La tiña capitis es una enfermedad altamente contagiosa que afecta principalmente a niños de 6 meses a 12 años de edad, con ligero predominio en varones. Dependiendo del modo de transmisión del hongo causante, se pueden diferenciar tres tipos de dermatofitos: antropófilos, que generalmente provocan formas clínicas no inflamatorias; zoófilos, que suelen provocar formas inflamatorias; y geofílicos, causantes de una inflamación moderada. Las manifestaciones de la infección son eritema, descamación, pérdida o caída del pelo, prurito, dolor y supuración.

Siguiendo esta línea, la identificación de pacientes afectados es fundamental para limitar el contagio, que se produce por el contacto con las esporas del hongo con el cuero cabelludo y los folículos pilosos del paciente. Sin embargo, el diagnóstico clínico no siempre es sencillo, sobre todo cuando se trata de tiñas discretas o que pueden confundirse con otras dermatosis.

“El aumento de casos se podría atribuir a que se comparte el material de rasurado contaminado entre los clientes de peluquerías, en las que no se tiene en cuenta las normas de desinfección adecuadas luego de su utilización”, sostuvo Martínez.

Estos estilos de moda, que encontraron una gran base de seguidores también en íconos del deporte como Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Kylian Mbappé, requieren el uso constante de máquinas eléctricas. Se caracterizan por presentar lados rapados y una parte superior más larga, creando un marcado contraste. La técnica de corte, que va desde afeitar la parte inferior hacia arriba, coincide con las áreas donde la tiña parece prosperar: la nuca y el área temporal.

https://www.youtube.com/watch?v=XLHjZCcIfmo

La tiña puede llevar a la alopecia, lo cual es motivo de alarma. Sin embargo, se debe resaltar que existe tratamiento disponible para combatir esta infección. En ese sentido, la especialista en dermatología enfatizó: “El tratamiento es prolongado y debe ser con antifungicos orales, es decir, comprimidos que se deben tomar, ya que las cremas no llegan adecuadamente al folículo piloso para combatir la infección”.

Más vale prevenir


En diálogo con la Agencia de la UNQ, Martínez sugirió que, en primer lugar, en caso de tener este tipo de infección, se debería avisar a la peluquería que se concurrió para que tomen las medidas correspondientes de higiene y no volver a ir hasta estar curado, para no continuar propagando la infección. “Luego, para no reinfectarse, hay que asegurarse de que en el sitio al que se concurre hacen una adecuada limpieza de los elementos que utilizan para el corte y rasurado; que se descartan elementos cortantes como las cuchillas y se utilicen desinfectantes o esterilizadores para las máquinas cortadoras de cabello”.

Compartir