Mary Bianco: De Comerciante a Incansable Militante de Derechos Humanos

Mary Bianco De Comerciante a Incansable Militante de Derechos Humanos
Mary Bianco De Comerciante a Incansable Militante de Derechos Humanos

La vida de Mary Bianco cambió radicalmente el 30 de abril de 1976, cuando su hija Alicia Hilda Bianco, militante de Montoneros y del ERP, desapareció en la provincia de Buenos Aires. Este trágico evento llevó a Mary a cerrar su negocio familiar en el barrio de Mataderos y a dedicarse de lleno a la lucha por los derechos humanos.

Antes de la desaparición de su hija, Mary ya estaba involucrada en la militancia política. Afiliada al Partido Comunista (PC) desde 1972, había puesto su propiedad como garantía para una imprenta clandestina, demostrando su compromiso con la causa. Sin embargo, la falta de apoyo del PC en la búsqueda de Alicia la llevó a romper con la organización.

Desde entonces, Mary se convirtió en una figura central en la defensa de los derechos humanos en Argentina. Su experiencia personal la motivó a unirse a diversas organizaciones y a trabajar incansablemente para encontrar justicia para su hija y para las miles de personas desaparecidas durante la dictadura militar.

Mary participó activamente en marchas, reuniones y actividades de concienciación, convirtiéndose en una voz poderosa en la lucha contra el olvido y la impunidad. Su dedicación y valentía inspiran a muchos otros familiares de desaparecidos y a nuevos activistas que siguen sus pasos en la búsqueda de verdad y justicia.

La historia de Mary Bianco es un recordatorio de la resiliencia y fortaleza de aquellos que, ante la tragedia personal, encuentran la fuerza para luchar por un mundo más justo. Su vida y su lucha son un testimonio del impacto que una sola persona puede tener en la defensa de los derechos humanos y en la memoria colectiva de una nación.

Compartir