Comedor de la Ribera busca voluntarios

El comedor la Esperanza Kilme, que se encuentra en la Ribera, y ofrece sus talleres de Emociones y Cocina que a los chicos que concurren a comer se encuentra buscando voluntarios que los puedan ayudar.

Los chicos que asisten de lunes a sábados con la intención de tener un plato de comida. Sin embargo, desde el comedor también buscan reforzar dl aprendizaje que reciben en la escuela y de esta manera combatir la deserción. 

Al respecto, en diálogo con Casandra Mosquera una de las coordinadoras de los seminarios señaló los requisitos para ayudar en el comedor: «ser mayor de edad y dos que son fundamentales: compromiso y ganas de ayudar».

Cabe destacar que el comedor está ubicado en la Calle Bavera 1820. Quienes deseen efectuar el voluntariado, deben enviar un mensaje el 11-3044-9416 o a las redes de la entidad.

«El voluntariado es algo que cambia vidas, a quien lo realiza, y sobre todo a los chicos que siempre esperan la llegada de uno con mucha ilusión y cariño. A veces las personas no se animan a sumarse pensando que es necesario ser docente; pero hay muchas tareas para realizar, desde preparar el desayuno hasta ayudar a los chicos con sus dibujos.» Agrego.

Mosquera puntualizó la falta de personal para los talleres de Emociones y cocina: » en el primero, donde yo participo, buscamos que desarrollen las habilidades emocionales e interpersonales, que puedan entender y comunicar lo que les pasa traduciendolo a palabras y resolver problemas»

En tanto recordó que » a Esperanza asisten 150 chicos a comer  y a los talleres de los sábados entre 35 y 40. Muchos dependen del alimento que se les brinda de lunes a viernes. Por eso sumamos los talleres a los sábados para que tengas una comida mas asegurada.» 

Analizo » los talleres como un refuerzo a la educación que reciben. Es un espacio en el que trabajamos cosas importantes como normas de convivencia, respeto, aprender a escucharnos a expresar lo que sucede. Son herramientas muy importantes para el crecimiento.»  Además poseen la misión de impedir que abandonen la escuela.

Compartir