Un triunfo necesario para volver a creer

La victoria le permitió cortar una racha de cuatro partidos sin victorias y volver a posicionarse en el pelotón de vanguardia de la Zona A de la Primera Nacional.

Quilmes logró un valioso triunfo ante Gimnasia de Jujuy, al que venció por 2-1 en el Centenario, que le permitió cortar una racha de cuatro partidos sin victorias y volver a posicionarse en el pelotón de vanguardia de la Zona A de la Primera Nacional.

El gol decisivo del partido lo convirtió Tomás González a los 76 minutos y de esta manera le dio el triunfo al equipo conducido por Darío Franco. El Cervecero no tuvo un buen partido y volvió a mostrar las carencias que lo acompañaron en los últimos partidos, sin embargo se quedó con los tres puntos gracias a una ráfaga del «Rayo» González que festejó así su cumpleaños Nº 21.

En el arranque del partido el conjunto visitante tuvo sus mejores llegadas: a los 2 minutos Luis «Pulga» Rodríguez se llevó por delante un centro desde la derecha y casi abre el marcador. Otra vez el «Pulga» tuvo el gol, dos minutos más tarde, luego de recibir una asistencia de Menéndez y «fusilar» a Glellel; pero el arquero de Quilmes tuvo una gran respuesta.

Sin embargo, abrió el marcador a los 8 minutos, por intermedio de Martín Giménez que ejecutó con calidad un penal (falta sobre Axel Batista). El Cervecero no pudo aguantar la victoria parcial y tan solo cuatro minutos después en una gran acción colectiva, Agustín Palavecino puso el empate.

La etapa inicial no tuvo más situaciones de riesgo, hasta el último minuto, cuando Giménez cabeceó con dirección de gol y el arquero Sosa lo evitó con una gran atajada. El periodo transcurrió en un espacio corto de terreno, donde hubo imprecisiones de ambos equipos y mucha intensidad a la hora de recuperar la pelota. Si bien el Cervecero sigue sin encontrar su juego esta vez lució más equilibrado.

En el complemento, Darío Franco volvió a colocar a Ramírez como marcador central, como lo hizo ante Güemes y el equipo no tuvo presencia en la mitad de la cancha. Tan solo un cabezazo de Menéndez que derivó en una jugada polémica en el área de Quilmes (se reclamó penal), alteró en algo un partido que tenía rumbo de 0 a 0.

Hasta que el «Rayo» González desde el costado derecho, sorprendió al arquero Alan Sosa. «Quise tirar el centro», confesó luego del partido el goleador del Cervecero. Quilmes consiguió un triunfo indispensable para poder volver a confiar en sus posibilidades en el torneo.

Compartir